Escrito por Tendenzias

Ira, alcohol y violencia

Una investigación muestra que las personas que reprimen la ira son más propensos a la violencia cuando beben bastante alcohol. En otro artículo de Blogdelamente hablamos de los riesgos del consumo de alcohol en jóvenes, hoy te contamos más sobre la relación entre la contención de la ira, el alcohol y la violencia.

ira-alcohol-violencia_thumb.jpg

Un estudio publicado en la revista Addiction, destaca que la embriaguez aumenta el riesgo de mostrar un comportamiento violento – pero solo para personas que tienen una fuerte inclinación a reprimir la ira o el enfado. Otros estudios anteriores habían encontrado relación entre el consumo de alcohol y las reacciones agresivas pero habían sido realizados en laboratorio y no tenían el valor que tienen un estudio llevado a cabo durante un tiempo más largo.

Personas que reprimen la ira

  • Hay personas que en lugar de desahogar su ira, la reprimen. Tratan de bloquearlas en su memoria distanciándose de los problemas, negándolos,  o evitando a personas que les resultan molestas. Suelen aislarse y no hablan de lo que les preocupa. Las personas que reprimen la ira en realidad tienden a ser más agresivos que quienes expresan su enfado. Son los llamados «pasivos agresivos».
  • Estas personas no suelen expresar sus emociones de forma abierta. En su comportamiento muestra hostilidad, suele culpar a otros de cualquier cosa, rechaza las sugerencias de otras personas y se queja continuamente.
  • A menudo como estas personas tratan de evitar las ira, minimizan las experiencias negativas y tienden a distorsionar la realidad. Incluso son capaces de ‘fabricar recuerdos’ de una infancia feliz, aunque fuera desgraciada.
  • Los «represores»  a menudo al distanciarse tanto de sus propias emociones suele tener dificultades para reconocer las emociones de los demás. Les cuenta tener empatía o “ponerse en el lugar e los demás“.

pasivo-agresivo_thumb.jpg

Ira, alcohol y violencia: el estudio

  • Hilde Pape y Thor Norström, los científicos noruegos autores de este estudio, aplicaron una metodología científica para evitar llegar a conclusiones erróneas sobre causa/efecto.  El estudio se basa en datos de auto reportes de una encuesta general llevada a cabo entre jóvenes en Noruega. Participaron casi 3000 personas que fueron evaluadas dos veces a lo largo del tiempo. Primero a los 16-17 años de edad, y luego a los 21-22 años.
  • A los sujetos se les preguntó ¿con qué frecuencia habían bebido alcohol en exceso durante los últimos 12 meses?, ¿si habían tenido que beber mucha cantidad hasta sentir que ellos estaban ya ‘bebidos’?, y también si durante estos doce meses habían estado implicados en peleas.

ira.jpg

  • A los participantes se les dividió en tres grupos iguales, cada uno con grados distintos de represión a la ira. En el grupo que tenía una alta tendencia a reprimir la ira, un aumento del 10% en la cantidad de bebida hasta el punto de emborracharse se asoció con un aumento del 5% en la violencia.  Sin embargo los investigadores no observaron esta  misma relación entre los grupos de personas que habitualmente no reprimía su ira.

Los investigadores comentan:

Solo una pequeña parte de los eventos relacionados con las borracheras implican violencia. Si una persona ha bebido demasiado la aparición de conductas violentas se relaciona con la predisposición de los bebedores a reprimir su ira cuando están sobrios.

En resumidas cuentas,  personas que cuando están sobrios tienden a reprimir la ira, cuando están bebidos son más propensos a mostrar conductas agresivas.

También te puede interesar

Mentiras, ¿por qué son tan difíciles de detectar?

mentiras2.jpg

Si te ha gustado el artículo puedes hacer click sobre el botón de Facebook, Twitter o de Google+, (justo abajo de la página), me ayudarás a difundir el artículo. Gracias por leer Blogdelamente.com☺

Fuente|http://www.livescience.com/

Fotos|http://uniex.ga

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

http://antikleidi.com/

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos