Escrito por Tendenzias

Ser optimista es bueno para la salud

Tener expectativas optimista sobre el futuro contribuye a que nos sintamos mejor. Un estudio de de dos científicas, Sandra Septhon de la Universidad de Louisville y Suzanne Segerstrom de la Universidad Kentucky afirma que ser optimista estimula nuestro sistema inmunológico. En Blogdelamente te contamos más sobre este estudio.

Optimista

Mens sana in corpore sano

Lo que pensamos influye en nuestras emociones, si la realidad la interpretamos siempre en clave pesimista, esperando lo peor estos pensamientos pueden causarnos malestar, estrés, tensión. Cuando uno está deprimido o triste es más fácil se descuide, no se alimente bien, no duerma bien. Si por el contrario lo que sucede lo interpretas buscando algo positivo, una esperanza, esto ayuda a que psicológicamente nos sintamos mejor.

La investigación sobre el optimismo

  • Las dos psicólogas Sandra Spthon y Suzanne Suzanne Segerstrom querían estudiar como influye el optimismo/o el pesimismo entre un colectivo. Escogieron estudiantes de derecho del primer curso. Buscaban averiguar si una persona podría tener una respuesta inmunológica distinta según si se sentía más o menos optimista.
  • El estudio se llevó a cabo con 124 estudiantes. Se les dio cinco cuestionarios que medían el índice de optimismo.

Emociones-positivas

  • Al mismo tiempo para probar la respuesta de su sistema inmunológico a los estudiantes se la había inoculado en sus  muñecas una dosis mínima (e inofensiva) de hongo cándida o del virus Paramyxoviridae, responsable de las paperas. Estas mínimas dosis accionaban la respuesta celular de su sistema inmunitario en la zona donde se les había inoculado estas dosis. De esta forma las científicas podían estudiar la respuesta inmune de todos los estudiantes sometidos al estudio.
  • Dos días más tarde se midió en el lugar de la inyección, los estudiantes con mayores dosis de optimismo tenían respuestas inmunitarias mas activas mientras que los pesimistas tenían respuestas inmunitarias más débiles.

Las conclusiones

  • Según estos resultados es evidente las emociones positivas, el optimismo afectan a la capacidad de respuesta de nuestro sistema inmunitario. A mayor capacidad de respuesta más protegidos estaremos antes virus, bacterias y otras agresiones.
  • Personas que viven sometidas a altas dosis de estrés en su trabajo, en su familia o en su entorno son más vulnerables a tener emociones negativas. Sentirse mal anímicamente afecta a su sistema inmune y predispone que estas personas sean más vulnerables a las enfermedades.

Gente-mayor-optimista

  • En cualquier enfermedad el tratamiento médico es fundamental, pero también lo es  la actitud que tenga el paciente. Tratamientos  de apoyo que ayuden a mejorar el ánimo (junto con la medicación) pueden ser la clave para una mejor recuperación.

Si te ha gustado el artículo puedes hacer click sobre el botón de Facebook, Twitter o de Google+, (justo abajo de la página), me ayudarás a difundir el artículo. Gracias por leer Blogdelamente.com☺

Optimista

Fuente|http://www.sciencedaily.com

Fotos|www.pinterest.com/u

www.depsicologia.com

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos